viernes, 13 de febrero de 2015

Constelación de Orión.

Supongo que te acuerdas de las 3 estrellas que formaban el Cinturón de Orión, las también conocidas como las tres Marías (o las 3 bestias pardas, según se mire): Alnitak, Alnilam y Mintaka. Por cierto, que su magnitud aparente es: +1´89, +1´70 y +2´23 respectivamente. Ahora ya sabes de lo que te hablo,verdad? 

Pues efectivamente son el Cinturón del gran Orión, el cazador. Tiene gracia que, según la mitología griega, (al menos en una de sus versiones) Orión naciera a partir de los orines de tres dioses (Zeus, Poseidón y Hermes) rociados convenientemente sobre la piel de un buey que les había dado un anciano llamado Hirieo... En cualquier caso, Orión suena sospechosamente parecido a Orín... por algo será.

Pero bueno, en esto de la mitología, como digo, hay diferentes versiones... Orión, el gigante cazador, también se cuenta que era hijo del Dios del Mar (Poseidón) y de Euríale. Se dice que Orión acabó enfadando a Gea, la Diosa de la Tierra (se conoce que Orión era un tipo muy grande y soberbio y se jactaba de no temer a nada ni nadie), y ésta le mando un pequeño escorpión que acabó picándole. Orión, moribundo, le pidió a su padre un lugar en los cielos, así que ahí está desde entonces, con sus perros de caza y una liebre (que ya veremos más adelante, no nos adelantemos). Además de eso, Orión pidió el control de las tormentas, el hielo y los cielos para vengarse de Gea y, efectivamente, le fué concedido. Y es por eso por lo que cuando aparece Orión en el cielo, llega el invierno.

Zeus también colocó el escorpión en el cielo, pero lo más alejado de Orión que fuera posible, así que cuando Orión desaparece del cielo, aparece el escorpión (y con él, el verano) perpetuando esa lucha indefinidamente.

Y ahora te dejo una imagen de la constelación de Orión, con la que estaremos unos días y espero que a partir de hoy ya reconozcas en el cielo.
                                                      

Las estrellas que se suelen ver en el cielo, en un día decentemente claro son las tres Marías así como las 4 estrellas que las rodean: Betelgeuse, Bellatrix, Saiph y Rigel. En un día más que claro se verá alguna más, como las que forman la espada que cuelga del cinturón... pero ya entraremos más en detalle en los próximos días. Mañana veremos Betelgeuse.

Si sales ahí fuera y ves esta hermosa constelación, quiero que te fijes en algo más... Que no hay Luna hasta bastante entrada la noche. En noches así, si no hay nubes, merece la pena salir a mirar las estrellas (Lo malo es el frío que hace). Sin Luna, por cierto, el punto más brillante del cielo estos días es Júpiter. Se ve clarísimamente. El segundo punto más brillante está cerca de la Constelación de Orión, y es una estrella llamada Sirio que veremos dentro de poco.                                                                

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Me encanta esta constelación.

    Vaya, no conocía esa variante del mito de los dioses y el pellejo de buey, sino la de Orión como hijo de Poseidón. Sobre su catasterización, hay una variante en que la propia Ártemis, apiadándose del cazador, lo lleva a las estrellas, apartando al escorpión, como bien mencionas, lo más posible de Orión.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Orión es mi constelación favorita, se nota, no? :-)

    En cuanto a la mitología hay muchas versiones diferentes y al final uno no sabe ni con cual quedarse. Lo del pellejo de buey se lo oí decir a un experto en la materia en una charla no hace mucho y me hizo gracia esa versión. Sí que es verdad que la más conocida es la versión de Poseidón.

    Muchas gracias por el comentario. Da gusto!

    ResponderEliminar