miércoles, 23 de septiembre de 2015

Misiones teledirigidas a Marte.

Las misiones de los Rovers que se han enviado a Marte, he de decirlo, son de lo mejorcito que se ha mandado nunca a ningún sitio. Bueno vale, es verdad que la Sonda Cassini o las Voyager, por ejemplo, nos han aportado mucho más (aunque todo es relativo), pero eso de saber que unos cochecitos teledirigidos están recorriendo el planeta rojo es, simplemente, genial. Lo siento, tengo un algo especial por los coches teledirigidos… más de uno podría dar fe de ello. 

Aún recuerdo el primero que se mandó. Lo recuerdo bien porque estaba pasando una temporada en Inglaterra. Además, es que por aquel entonces yo me iniciaba en internet y fue una de las primeras cosas que busqué.

Corría el verano del año 1996 cuando una pequeña cápsula se lanzaba hacia Marte. La sonda, después de un largo viaje, entró a Marte a 8500 km/segundo. La idea era primero reducir su velocidad al contacto con la atmósfera marciana y desplegar después un paracaídas para reducir la velocidad aún más. De  la sonda saldría la cápsula (Lander) que transporta el Rover Sojouner. Dicha cápsula hincharía unos airbags que la protegerían del impacto final. Pero poco antes de producirse el amartizaje, la sonda aún se frenaría más con el encendido de unos cohetes, tras lo cual, y a 30 metros del suelo, soltaría la cápsula con el Rover para que ésta, tras varios revotes de sus airbags contra el suelo, se abriera como una flor dejando salir al pequeño Sojouner. 

Y funcionó.



 
El Pequeño Sojouner estuvo funcionando durante algo más de un año recorriendo una pequeña zona alrededor de la plataforma de amartizaje. Ésta disponía también de una cámara y una estación meteorológica. El Rover podía investigar sobre la composición y propiedades del suelo y la atmósfera. Mandaron mucha información sobre las rocas de carácter volcánico de alrededor, pero sobretodo demostró que las misiones baratas y eficientes eran posibles. 

6 años tardaron en enviar otro cochecito a Marte. Esta vez, la NASA envió dos Rovers gemelos al planeta rojo en la que se conoce como la MER (Mars Exploration Rover). Fueron dos sondas diferentes con los conocidos Spirit y Opportunity. El concepto de la misión era el mismo, pero mucho más potente tecnológicamente. Tanto es así que el Opportunity sigue funcionando hoy en día. (Con el Spirit se perdió la comunicación en el 2010, seguramente tras no poder cargar sus baterías con los paneles solares llenos de polvo).

                                   https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d8/NASA_Mars_Rover.jpg

Los Rovers llevan consigo un par de Cámaras panorámicas, 6 cámaras más para la circulación del Rover, un microscopio, una cámara térmica, una de rayos X y una detectora de metales, también lleva una herramienta de abrasión de rocas (una trituradora) y unos imanes para detectar las partículas magnéticas de la superficie.

Por cierto, para comunicarse con los Rovers, la NASA utilizan 3 antenas situadas en diferentes puntos del mundo. Una en California, una en Australia y la otra cerca de Madrid.

Hasta la fecha, han realizado muchos descubrimientos. Aunque no son realmente espectaculares. La mayoría de ellos simplemente confirman cosas que ya se sabían, como por ejemplo la existencia de un pasado con agua líquida y con buena temperatura. Han descubierto muchas rocas que solo se forman en dichas condiciones.

Este es el recorrido que hizo el Opportunity hasta el año pasado. Fijaté que han nombrado un valle en su honor, Marathon Valleey, porque llegó allí tras haber recorrido su primera maratón.

http://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/15-049b.jpg

Y ahora una imagen de las vistas del Endeavour Crater:

Late afternoon shadows at Endeavour Crater on Mars

No hay comentarios:

Publicar un comentario