jueves, 13 de agosto de 2015

Tabla Periódica

Hace ya tiempo que quería hablar sobre la Tabla Periódica. Al final lo he ido dejando y se me ha hecho ya, quizá, demasiado tarde. Y no se me ha ocurrido mejor momento que en las vacaciones para lanzarme. :-) 

La tabla periódica, tal y como está organizada hoy en día, se la debemos sobretodo a Dimitri Mendeleyev. Dimitri nació en Tobolsk (Siberia) en 1834. Su madre ya debió ver algo en el, porque estaba decidida a que el chico estudiase... tanto fue así, que lo llevó al instituto a lomos de su caballo, a través de los 3000 kilómetros que separaban su casa de San Petersburgo. Tan agotada llegó que al poco tiempo moriría. 
                                          

Mendeleyev acabó inclinándose por la química, que en aquellos tiempos era una cosa desordenada y que no parecía querer llegar a ser gran cosa. Tras Dimitri, la química ya no fue lo mismo. Inspirándose un poco en Avogadro, un italiano que organizaba los elementos en función de su peso, ordenó todos los elementos entonces conocidos en una tabla: La Tabla Periódica. 

Los elementos de la tabla están ordenados por tipo (ahora vemos alguno) en las lineas verticales y número atómico (número de protones que es lo que define el tipo de elemento) en las líneas horizontales. En la época de Dimitri solo se conocían 63 elementos, y ni siquiera se sabía lo que era el número atómico, con lo que la tabla de Dimitri estaba lejos de lo que tenemos ahora. Quedaban muchos huecos que fueron rellenándose al cabo del tiempo... A todos sorprendió cuando se descubrió el galio y Dimitri acertó de pleno en su peso atómico, y sin verlo. 

Hoy en día la tabla periódica consta de 118 elementos. De todos ellos, 92 existen de manera natural y el resto, 26, han sido fabricados en laboratorio. De los 92 elementos naturales, solo unos 30 son relativamente abundantes en la Tierra. De ellos, el más abundante es el Oxígeno (casi el 50%), y después, en segundo lugar, el Silicio. Que sea muy común, por cierto, no es sinónimo de que sea muy importante para nosotros.

El oxígeno y el silicio son dos elementos, en realidad, muy parecidos estructuralmente entre sí. El oxigeno, como ya describiría la premio Nobel María Goeppert, tiene un núcleo "mágico". Sus protones y neutrones están ordenados en capas dentro del núcleo y eso le da una enorme estabilidad. (de qué si no iba a ser el elemento más abundante en la Tierra o el tercero del Universo). El Silicio también es altamente estable, como también lo son, por ejemplo, el Estaño o el Plomo, y todos ellos gracias a sus "núcleos mágicos".

Pero como he dicho, los más estables y abundantes no tienen porqué ser los más útiles para nosotros. El Carbono, por ejemplo, es esencial para la vida tal y como la conocemos. No se si recordarás cuando hablé de Titán, en cuyos cielos se formaban grandes cadenas de aminoácidos, que son cadenas hechas con Carbono, el elemento más promiscuo de la Tabla periódica. El carbono se asocia casi con cualquiera, y eso es así debido a la composición de su última capa de electrones... y aquí me meto en otro jardín. Como sabes, los electrones orbitan alrededor del núcleo, pero lo hacen formando capas. Cada capa tiene un número determinado de electrones. Si en la última capa el átomo tiene 8 electrones, ese átomo no se juntará con nadie, porque lo ideal es tener precisamente 8. Si tiene menos (el carbono tiene 4), se juntará con todo lo que haga falta, para, al final, en conjunto llegar a tener ese número 8 en la última capa.

El caso es que los aminoácidos forman proteínas que, como sabes, son esenciales para la vida.

Los elementos que tienen 8 electrones en la última capa son los llamados gases nobles y se encuentran en la columna más oriental de la tabla periódica. (A la derecha del todo). Por el contrario, los halógenos, que se encuentran justo a la izquierda de los nobles y los metales alcalinos, en la primera columna, estos son muy inestables. Son enérgicos y reactivos por separado, aunque en ocasiones, como es el caso del Cloro y del Sodio, se juntan para crear algo tan fundamental para la vida como la Sal de mesa. Caprichos de la naturaleza.

Hay elementos que no son gases nobles, que también contienen 8 electrones en la última capa. Pero los tienen allí haciendo trampas, es decir, extrayéndolos de otras capas más interiores. Hablo de los metales de transición, que ocupan un espacio importante en la parte central de la Tabla Periódica. Son, por ejemplo, el Hierro, el Cobre, el Oro o el Seaborgio. Todos ellos tienen características parecidas debido precisamente a eso, a que muestran la última capa de sus electrones completa.

Se puede obtener mucha información de la tabla periódica. Mucha más de la que a priori pueda parecer. Te dejo un enlace AQUÍ a una tabla periódica dinámica para que te estés un rato jugueteando, si quieres. Yo ya me he enrollado demasiado por hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario