sábado, 25 de julio de 2015

Sondas Pioneer 10 y 11

Las Sondas Pioneer 10 y Pioneer 11 marcaron un antes y un después en la historia del conocimiento del Sistema Solar.

Pioneer 10 fue lanzada en 1972 y fue la primera sonda en alejarse más allá del cinturón de asteroides. Llegó a Júpiter en el 73 y a Neptuno en el 83. La última vez que supimos de ella fue el 23 de enero del 2003, cuando se encontraba a 12 mil millones de kilómetros (Muy lejos). (Recordar: Distancias en el espacio).

 Construcción de la Pioneer 10

Pioneer 11 fue lanzada un año después que su hermana, y sobrevoló Júpiter en el 74. En el 75 llegó a Saturno, su destino principal. Hoy en día sigue alejándose de la Tierra y quien sabe, quizá dentro de cientos de miles de años una civilización se tope con ella en algún lugar de la Galaxia.

Relative positions of NASA’s most distant spacecraft in early 2011
Situación de las Pioneer y las Voyager hace un par de años. 

Por si acaso dicho encuentro con una civilización avanzada tuviera lugar, las sondas llevan consigo un mensaje... ¿Por qué no?

Designed by Carl Sagan y Frank Drake


Sea como acabe todo, las sondas Pioneer 10 y 11 han sido cruciales para avanzar en la investigación espacial, y obtuvieron los datos necesarios para diseñar con confianza las siguientes sondas, las Voyager, así como la Sonda Galileo o la Cassini. 

Y ahora una curiosidad... 

Desde que se lanzaron las Pioneer se observó una pequeña desaceleración de las mismas que tuvo inquietados a los científicos de todo el mundo durante varios años. Se llegó a pensar incluso en que quizá estaban experimentando los efectos de alguna ley desconocida de la física; desde luego, ni las leyes de Newton ni las de Einstein eran capaces de explicar ese efecto. 

Pero entonces llegó Slava Turyshev to save the day, que realizó un enorme trabajo de búsqueda e interpretación de datos de las sondas de los últimos 30 años y acertó con el problema: El calor que emiten. 

                                               
                                       

El caso es que las sondas emanan una ligerísima porción de calor por los circuitos eléctricos que contienen. El mismo Turyshev explicó, para que veas lo sutil del asunto, que el efecto podría compararse al empuje que un coche tendría hacia atrás debido a los fotones que salen de sus luces delanteras.  Bueno, pues el equipo de Slava ha conseguido calcular el efecto del calor emitido por los circuitillos eléctricos de las Pioneer así como por la desintegración radiactiva del plutonio de los generadores de las mismas. (Espero que recuerdes un poco las entradas sobre radiación).

En las Voyager, el efecto es aún más imperceptible, porque fueron construidas de otra manera y no emiten ese calorcillo. Pero las Voyager son ya otro asunto y si te parece las dejo para estudiarlas más adelante. 



Pioneer 11 Image of Saturn and Its Moon Titan
Saturno y Titán, fotografiados por la Pioneer 11                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario