lunes, 23 de febrero de 2015

Contaminación lumínica

Parece que cuando uno habla de contaminación solo se refiere a la contaminación del aire o del agua, a  las emisiones o a los vertidos... pero hay otros tipos de contaminación. Por ejemplo la acústica o la lumínica, que, aunque olvidadas, también tienen su importancia. 

La contaminación lumínica es la emisión de flujo luminoso desde fuentes artificiales con una intensidad, una dirección o un espectral innecesario para la realización de las actividades previstas en la zona en la que se hayan instalados los equipos de iluminación. Toma ya.

                                        

Uno de los aspectos más perjudiciales para la astronomía es el brillo o resplandor de la luz en el cielo nocturno producido por la reflexión o difusión de dicha luz en los gases/partículas de aire de la atmósfera.

Evitando la contaminación lumínica se ahorra energía, se mejora en seguridad vial y se mejora el medioambiente. 

El instituto de astrofísica de Canarias, o IAC, cuya página aconsejo que visites, ha realizado un gráfico ilustrativo muy simple que nos muestra unas normas básicas que toda instalación de luz debería cumplir. 

Te las dejo AQUI. 

Si ves alguna cosa que no cumple, lógicamente, puedes sugerir que sea corregido. Es en beneficio de todos. 
                

No hay comentarios:

Publicar un comentario